En directo, el nuevo SUV compacto de Mazda es mucho más atractivo que en las fotos.

No os vamos a engañar, antes de que comenzara el salón de Ginebra 2019 estábamos convencidos de que íbamos a ver el CX-4 en el estand de la firma japonesa... y al llegar a Palexpo, nos encontramos de bruces con el Mazda CX-30 2019. Un nombre 'fuera de la escala', para un SUV compacto, con cierto aire de coupé, llamado a situarse entre los actuales CX-3 y CX-5.

Esta nueva nomenclatura se explica por un motivo muy sencillo: el CX-4 ya existe, en exclusiva, para China. Y. según parece, Mazda no quiere que exista ningún tipo de confusión entre modelos. Una medida comprensible, ya que no parece buena idea ofrecer dos modelos totalmente distintos, con la misma denominación, en diferentes regiones del mundo...

Aclarado el tema del nombre, pasemos al fondo del asunto. En directo, se aprecia mucho mejor el carácter coupé del vehículo, aunque sin caer en la locura.

¿Qué significa esto? Por supuesto, que mantiene las cinco puertas, pero que la caída de la zaga es ligeramente más pronunciada de lo normal y la superficie acristalada lateral es lo más estilizada posible. Eso, por no hablar de lo afilado que resulta el frontal. 

En cuanto a las dimensiones, anuncia 4,40 metros de largo, 1,80 de ancho y una distancia entre ejes de 2,66 metros. Todo, acompañado por un maletero de 430 litros de capacidad.

Galería: Mazda CX-30 en el Salón de Ginebra 2019

Entre analógico y digital: así es el habitáculo

La instrumentación, como suele suceder en la marca, combina pantallas digitales y mandos analógicos, en lo que parece un acertado equilibrio.

Del mismo modo, presenta materiales de calidad en su construcción, así como una pantalla de 8,8 pulgadas y un mando de control, desde el que se pueden manejar las distintas funciones de infoentretenimiento.

Mazda CX-30

Mazda CX-30 2019: gama de motores

Aunque todavía quedan muchas incógnitas por despejar, el CX-30 anuncia propulsores de gasolina y turbodiésel, Skyactiv-G y Skyactiv-D, acordes a la normativa Euro 6d-TEMP, asociadas a una caja de cambios manual o una automática, ambas con seis velocidades. Por supuesto, la tracción total total i-Activ AWD también está disponible.

Además, al igual que en el Mazda3, al hablar de gasolina, se incluye la tecnología microhíbrida M Hybrid, que complementa a la mecánica de combustión interna con una red eléctrica de 24 V. Y, para finalizar, también se espera la llegada del nuevo propulsor Skyactiv-X, con 181 CV.