Este monoplaza para circuitos emplea el motor del Honda Civic Type R... potenciado a 560 CV.

BAC, Ariel o KTM desarrollan vehículos pensados exclusivamente para circuitos de velocidad. Lo mismo hace Vandal Cars, una joven empresa estadounidense que acaba de mostrar su primer producto, el Vandal One. Vete abrochando el cinturón de seguridad...

Gracias al empleo de la fibra de carbono, en el chasis monocasco y la carrocería, este automóvil declara un peso en vacío de apenas 555 kilos. Si, además, añades el motor 2.0 VTEC TURBO del Honda Civic Type R, parece que la combinación es, cuando menos, contundente. 

Más aún, cuando descubrimos que esta mecánica no ofrece 320 CV como en el deportivo japonés, sino 340... e incluso 560 CV a 9.000 rpm, en la versión R.  

La encargada de trasladar toda esa potencia a las ruedas es una caja de cambios secuencial de seis velocidades, fabricada por el especialista Sadev. La suspensión deriva de la empleada en los monoplazas de F1, al adoptar el esquema 'pushrod', complementado con amortiguadores adaptativos, así como con estabilizadoras y muelles específicos.

Galería: Vandal One

El equipo de frenos está compuesto por discos ventilados y pinzas de aluminio con cuatro pistones, capaces de generar más de 2,0 G a la hora de reducir la velocidad. 

El Vandal One, concebido exclusivamente para trazados de velocidad, monta un avanzado sistema de telemetría, que graba multitud de información útil para mejorar el tiempo por vuelta. Además, el piloto dispone de datos del motor y el chasis en tiempo real. 

Si te interesa esta 'máquina', Vandal Cars obliga a realizar un depósito de 1.000 dólares (884 euros) para que tu nombre aparezca en su lista de espera. Cuando llegue el turno de fabricación de tu One, deberás preparar 119.700 dólares (105.850 euros), como mínimo. Las primeras unidades se entregarán a finales de año. Más de un rico ya estará preparando el cheque...