El 31,2% de las sanciones se debe a circular más rápido de lo legalmente establecido.

Según un estudio de Pyramid Consulting, hecho público por el diario El Mundo, el principal motivo de multas en 2018 fue el exceso de velocidad, con un 31,2% del total, tras analizar 375.000 sanciones. 

El incremento de radares móviles, fijos y de tramo, así como el uso de los nuevos Veloláser y la actuación de los helicópteros Pegasus, explican el control exhaustivo que sufren (sufrimos) los conductores en todo tipo de vías. 

A continuación, con un 20%, las infracciones más habituales estuvieron relacionadas con los aparcamientos. Entre ellas, las de estacionamiento en zonas prohibidas y las del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER). Está claro que, por despiste o por prisas, este tipo de sanciones están a la orden del día. 

En tercera posición, se situaron aquellas multas por circular por Áreas de Prioridad Residencial, con un 15,5%. Después, les siguieron las de circular por sitios prohibidos (6,6%), no pagar los peajes (4,74%) y no obedecer señales de prohibición u obligación (2,66%). 

Primera prueba Lexus ES 300h 2019

En 2019, la Dirección General de Tráfico tiene previsto aumentar la recaudación por multas, hasta los 355 millones de euros, 41 más que en 2018. Este dinero extra se destinará, principalmente, a los sueldos de la Guardia Civil de Tráfico, tras haber logrado una subida salarial. 

Además, cabe recordar que hoy entra en vigor la normativa de los 90 km/h de velocidad máxima en toda la red secundaria española. Esta medida afecta a 10.000 kilómetros de vías convencionales, en las que antes se podía circular a 100 km/h. 

Igualmente, muchas vías urbanas con un único carril por sentido verán reducidas la velocidad legal de 50 a 30 km/h, de tal forma que circular a 51 km/h supondrá multa económica y pérdida de puntos. En fin, el año 2019 no será especialmente fácil para los conductores...

Fuente: El Mundo