La medida, incluida en el proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado, supondrá a los conductores unos 3 euros más al mes.

La remisión a las Cortes del proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado, de cara al año 2019, ha traído consigo algunas sorpresas.

Por ejemplo, que se haya anunciado el incremento que sufrirá el precio del gasóleo, el conocido 'impuesto' al diésel, que supondrá una subida de 3,8 céntimos de euro por cada litro. Sin duda, una noticia de gran calado, en términos de movilidad.

La medida solo afecta a los conductores particulares, dejando de lado el gasóleo profesional, sobre el que la medida no tiene ningún tipo de efecto.

Calles de Madrid, Alcalá

Unos 36 euros al año de incremento

En la rueda de prensa, ofrecida tras el Consejo de Ministros, María Jesús Montero, ministra de Hacienda, ha confirmado que la medida supondrá un aumento de unos 3 euros al mes para el consumidor medio, aquel que recorre unos 15.000 kilómetros al año.

Con esas cuentas en la mano, el coste extra total supondría unos 36 euros al año. ¿Qué se pretende con ello? Obviamente, recaudar más, para financiar las distintas políticas de movilidad sostenible que el Gobierno pretende impulsar.

Por otra parte, también se busca renovar el parque automovilístico y las flotas de las empresas (imaginamos que hacia mecánicas de otro tipo, aunque no ha habido referencias al respecto).

Del mismo modo, Montero afirmó que "en el acuerdo de Presupuestos figura que durante el año 2020, y una vez que se conozca la recaudación que se produzca con esa reforma fiscal, se va a destinar hasta un 30% para impulsar las ayudas a la movilidad sostenible y la movilidad eléctrica".

Fuente: EfeMotor