A simple vista, no podrás negar que llama poderosamente la atención.

Quizá no lo sepas, pero Kalashnikov, el famoso fabricante ruso de armas, mostró un prototipo de coche eléctrico, con estética retro, el pasado mes de agosto. Pues bien, acabamos de conocer otro 'concept car', originario del mismo país y con similares características, pero basado estéticamente en el Ford Mustang Fastback de 1967.  

El coche en cuestión se llama Aviar Motors R67 y, para aquellos que no creen que un vehículo ecológico puede emocionar, basta decir que sus dos motores eléctricos desarrollan nada menos que 840 CV. Con semejante caballería, no es de extrañar que sea capaz de alcanzar los 250 km/h y de acelerar de 0 a 96 km/h (60 mph) en tan solo 2,2 segundos. 

A lo mejor estás pensando que el coche tiene una autonomía muy limitada. No es así. Gracias a una batería con 100 kWh de capacidad, este ejercicio de estilo anuncia 507 kilómetros con una sola carga, aunque no sabemos bajo qué tipo de homologación se ha logrado este buen dato. 

Nuestros compañeros de InsideEVs nos cuentan que Aviar tiene la intención de fabricar un modelo de producción empleando fibra de carbono y aluminio, para optimizar las prestaciones y el radio de acción con una recarga. Incluso podría equipar una suspensión neumática y, en el habitáculo, una pantalla táctil de 17,0 pulgadas.

Por tanto, parece que estamos hablando de un Tesla, pero de origen ruso y con la imagen de un Mustang clásico. Por cierto, los ocupantes podrán disfrutar de un sonido 'enlatado', correspondiente al Shelby GT500. Desde luego, no le falta de nada...  

Queda esperar a que este vehículo se convierta en realidad, porque, aunque el proyecto parece que tiene una base firme, debe ser rentable. Ojalá que los financieros de la marca den luz verde a este vehículo tan original.   

Galería: Ford Mustang 2018: primera prueba