La reforma del Código Penal introduce el delito por abandono del lugar de un accidente de tráfico, que puede recibir una pena de hasta cuatro años.

Tras años de lucha, una campaña que se ha vuelto viral en las redes sociales y miles de firmas recogidas, Anna González ha visto recompensando todo su esfuerzo y dedicación.

Tras perder en 2013 a su marido, un ciclista que murió atropellado por el conductor de un camión que se dio a la fuga, puso en marcha la iniciativa de seguridad vial #PorUnaLeyJusta.

En ella se pedía que, en casos como el de su cónyuge, se penara el abandono del lugar de un accidente de tráfico. Una medida de que se ha introducido en el Código Penal, tras la reforma del mismo.

A partir de ahora, con esta modificación, todo aquel conductor que huya del lugar de los hechos de un accidente será castigado: con hasta dos años, si la víctima ha sufrido lesiones constitutivas de delito, y con hasta cuatro, si la persona fallece. Además, también se impondrán otras penas, como la retirada de carné, entre uno y cuatro años.

Si el origen de los hechos fuera fortuito, se aplicará una condena de tres a seis meses de prisión y privación del derecho de conducción de seis meses a dos años. 

 

La reforma contó con el apoyo de todos los grupos políticos en el Congreso, con dos salvedades: Bildu, que se abstuvo, y Unidos Ponemos.

Ciclista

La reforma se ha puesto en marcha "ante el incremento de accidentes en los que resultan afectados peatones y ciclistas", afirman fuentes del Congreso

Con la introducción de estas imprudencias graves, "se garantiza la mayor sanción para determinadas conductas particularmente graves con resultado de muerte, en particular cuando el conductor del vehículo de motor o ciclomotor conduzca bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas o exceso de velocidad". 

Galería: Mercedes-AMG GT R bicicleta de carretera