Al todoterreno norteamericano se le ha cambiado hasta el último tornillo original.

El Ford Bronco es uno de los modelos más conocidos y comercializados en el mercado estadounidense. Un vehículo resistente, fabricado para aguantar el paso del tiempo sin problemas. pero también, una magnífica base para las empresas especializadas en restauración de clásicos.

Precisamente, este es el caso que nos ocupa. Un modelo original de 1973, al que el especialista Velocity Restorations le ha dedicado unas 1.500 horas de trabajo. El resultado es impresionante. 

Ford Bronco 1973 by Velocity Restorations

Según nos informa la compañía, el proceso completo de actualización duró nueve meses. Un tiempo empleado en revisar y sustituir hasta el último tornillo original. 

"He visto muchos Bronco reparados en 90 días o menos. Nunca pude entender cómo se restauran tan rápido hasta que los vi de cerca", dijo Brandon Segers, copropietario de Velocity Restorations. "Para reconstruir un vehículo por completo, debes invertir una inmensa cantidad de horas de trabajo y de operarios en él. No hay atajos en esta industria".

También te podría interesar

Por hacer un breve resumen de los trabajos, el equipo pasó 300 horas en la eliminación del óxido y la reparación de las partes metálicas, desmontando el vehículo hasta dejarlo en el chasis. Por supuesto, se repararon todas las imperfecciones detectadas.

Una vez concluido ese paso, el siguiente fue el montaje de la carrocería, guiándose por una maqueta a escala a modo de ejemplo. Una vez que todo estaba ensamblado, el equipo pasó al área de pintura. La carrocería se lijó a mano y en este proceso se invirtieron otras 550 horas de trabajo.

Ford Bronco 1973 by Velocity Restorations

La fase más larga del proyecto fue volver a montar todos los elementos mecánicos: la suspensión, el chasis y la transmisión (procedente de Ford Performance Parts). Una vez concluido este periodo, se pasó al interior, donde se repuso todo el cableado eléctrico del vehículo, así como los asientos y el tapizado de los mismos.

Se instalaron unas llamativas barras antivuelco, además del sistema de escape. Una vez llegados a este punto, los mecánicos realizaron una meticulosa inspección mecánica para comprobar que todo estaba bien instalado, previo a la puesta en marcha, rodaje del motor, preparación final y entrega al cliente.

Ford Bronco 1973 by Velocity Restorations

Pero el destinatario final se lleva algo más que un vehículo recién restaurado. Desde que encarga el coche, semanalmente recibe un informe del proceso de reconstrucción, detallando las piezas que se han trabajado, así como un dosier fotográfico compuesto de 600 imágenes, que documentan todo el proyecto.

No es un procedimiento habitual en este tipo de empresas, como tampoco lo es el precio del trabajo. Aproximadamente, unos 229.000 dólares que, al cambio, son unos 197.000 euros. Muchos dirán que se trata de un coste desmesurado, pero al conocer la meticulosidad del proceso y el resultado final, esa cantidad ya no parecerá tan desorbitada.

Fuente: Velocity Restorations

Gallery: Ford Bronco 1973 by Velocity Restorations