En su primera comparecencia pública tras anunciarse su fichaje por Honda para 2019, Jorge Lorenzo aseguró sentirse “muy afortunado” de poder correr con Marc Márquez.

Barcelona.- En una jugada maestra digna de un guión de cine, Jorge Lorenzo y Honda unieron sus destinos para las temporadas 2019-2020, reuniendo la marca del ala dorada a un verdadero 'dream team' en el Mundial de MotoGP junto a Marc Márquez. Entre ambos suman siete campeonatos del mundo.

“Muy feliz, siempre intento serlo, solo hay una vida e intento estar bien, incluso en los momentos malos. Pero con noticias agradables y el futuro pintando bien, es mejor”, dijo el balear, que además llega de celebrar su primer triunfo en Ducati.

“La victoria con Ducati llevaba mucho tiempo buscándola y, cuando la consigues, te quitas un peso de encima muy grande”, reconoció en conversación con Movistar+ MotoGP.

Pero el tema del día no era otro que su llegada a Honda, junto a Marc Márquez, en 2019.

“No puedo ni quiero hablar mucho del futuro, me debo a una fábrica y falta mucho para acabar la temporada, lo único que puedo decir es que formaremos un equipo muy potente [junto a Marc]".

Jorge Lorenzo, en el GP de Cataluña 2018 de MotoGP

Pero Jorge sí explicó el proceso por el que llegó a esta situación.

“Hasta Le Mans estaba convencido y quería seguir en Ducati, luchando por victorias o por el Mundial. Lo primero ya lo he conseguido y lo segundo no es imposible. Está complicado, el favorito indiscutible es Márquez, pero por qué no, vamos a ir carrera a carrera”.

El desencuentro con Ducati fue evidente.

“Mi voluntad era seguir con Ducati, pero al sentir que ellos querían apostar por Miller o Petrucci, pues lógicamente tuvimos que empezar a sondear otras opciones, entre ellas la que ya sabéis”, en referencia a Honda. “Al ver que me iban a cambiar en Ducati, tanto Albert Valera como yo nos juntamos y empezamos a trabajar, hice alguna llamada y fue bien”, remarcó.

Jorge reconoció que “una de las buenas opciones era la Yamaha satélite”. Unirse a Honda es un viejo sueño de ambas partes.

“Hubo un par de ocasiones, la primera hace casi 10 años y la última en 2012. Cuando Casey se retiró, tuve la oportunidad de ir a Honda, pero decidí quedarme en Yamaha”, recordó.

Jorge Lorenzo, en el GP de Cataluña 2018 de MotoGP

El miércoles, en Montjuic, Jorge y Marc se encontraron para un evento de MotoGP.

“Hemos hablado del futuro, Marc estaba contento por mí, pero falta tanto y yo soy tan de presente que no quiero pensar mucho. Estoy contento con ese futuro, pero también estoy contento con la posibilidad de seguir ganando con Ducati”.

En algún momento, sin embargo, parecía que iba a quedarse a pie.

“Lógicamente, estaba sorprendido de que Ducati estaba pensando en cambiarme por dos pilotos que, con todos mis respetos porque son muy buenos, no han conseguido lo que yo, pero ha sido un año y medio difícil por mi adaptación. Si hubiera tenido las piezas que pedía con anterioridad, quizá hubiera empezado a ganar antes”.

“El presente es tratar de seguir ganando y hacer muchos podios con Ducati”, insistió. “Habrá tiempo para hablar del futuro cuando llegue el momento”.

La de Mugello fue una victoria para cerrar algunas bocas.

“No, más que cerrar bocas, lo que quería era ganar, era lo que quería, insistí mucho al equipo para que me trajeran las piezas, le dije a Gigi que creyera en mí, me faltaba muy poco para lograrlo y todo ha llegado demasiado tarde. El pasado es pasado y vamos a defender los colores de la marca hasta el final. Tenemos una moto con una base muy buena y vamos a intentar luchar por el Mundial”.

También hubo abrazo con Valentino y aplausos del italiano.

“Cuando se consiguen las cosas, es muy fácil alabar al piloto que lo ha logrado, lo difícil es hacerlo antes, pero con Valentino, pese a la competencia, el carácter de ambos, los roces y diferencia, nuestra relación siempre ha sido de respeto. Es bonito porque somos dos grandes campeones que hemos hecho historia del motociclismo. Mientras estemos en activo nunca podremos ser amigos, quizá lo seamos cuando nos retiremos”.

Jorge Lorenzo, en el GP de Cataluña 2018 de MotoGP

Lo cierto es que tras formar pareja con Rossi, ahora lo hará con otra bestia, Márquez.

“Soy un afortunado, desde que empecé en MotoGP he tenido una moto oficial siempre y pasaré por los mejores equipos compartiendo box con Rossi y Márquez”.

Ahora queda la relacion con Dovizioso, cada vez más deteriorada por parte del italiano.

“La relación con Dovi es cordial y buena, pero tenemos que aceptar la verdad, que él intenta desprestigiar mis méritos, lo hace desde 125cc, utiliza la prensa para conseguirlo, no es algo nuevo. Lo entiendo, lo acepto y seguro que él se quejará de cosas que hago yo”.

Y sobre Pedrosa, al que reemplazará en Honda, tuvo palabras amables.

“Para mí, Dani es uno de los cinco pilotos con más rapidez y talento y espero que siga. Mi entrada ha sacrificado su puesto en el equipo, pero espero que siga insistiendo porque puede ganar carreras y lograr el Mundial en el futuro”

“Yamaha es una moto que hasta cierto punto te permite entender los límites muy rápido, estoy seguro que iría rápido enseguida”, si finalmente Pedrosa corre con esa moto el próximo año.

Otras noticias de Jorge Lorenzo en Motor1.com:

Fuente: Motorsport.com

Galería: Jorge Lorenzo, en el GP de Cataluña 2018 de MotoGP