La marca del óvalo somete a sus vehículos a condiciones meteorológicas extremas.

Ford es uno de los fabricantes más involucrados en el desarrollo y evolución de sus modelos, de eso no hay dudas. En su momento, ya pudimos ver un robot, especialmente creado para probar los asientos de sus vehículos. En esa línea, la firma del óvalo ha dado un paso al frente y acaba de desarrollar un laboratorio capaz de reproducir condiciones climatológicas extremas.

El protagonista no es otro que el novedoso y vanguardista centro de pruebas ambientales de Ford, ubicado en en el complejo de desarrollo de productos John Andrews, en Colonia, Alemania. En estas instalaciones, la compañía puede simular una amplia variedad de condiciones meteorológicas a 10 automóviles simultáneamente, en un área del tamaño de un campo de fútbol.

Reproduce la temperatura y humedad similares al desierto del Sahara en julio o es capaz de desarrollar una intensa nevada en el mes de diciembre; además, la tecnología es capaz de generar hasta un 95% de humedad. Llevado al extremo, las instalaciones también pueden simular el viento generado por huracanes de categoría cinco.

Ford centro de experimentación medioambiental

Reproduce condiciones a 5.200 metros de altitud y hasta con un 95% de humedad

"La amplia gama de pruebas de simulación a la que sometemos a nuestros coches permitirá a los conductores de Ford estar seguros de que sus vehículos pueden hacer frente a cualquier climatología", dijo Joe Bakaj, jefe de Desarrollo de Productos para Ford Europa. "Viajar a las cuatro esquinas de este edificio es como hacer un viaje a los cuatro rincones más distantes del mundo, y nuestros ingenieros lo harán las 24 horas del día, todos los días, para seguir desarrollando los mejores vehículos del futuro en su categoría".

Ford centro de experimentación medioambiental

"El centro de pruebas ambientales representa una inversión importante para Ford Europa, que ayudará a la compañía a desarrollar vehículos para los mercados globales", añadió Bakaj. En este sentido, la firma norteamericana ha invertido más de 53 millones de euros en estas instalaciones, que también pueden simular condiciones similares a si estuviéramos a 5.200 metros de altitud. De hecho, se trata del primer centro de estas características, a nivel mundial, en recrear condiciones a esta altitud.

Tanto es así, que podríamos hablar del laboratorio de Ford como el lugar más cálido, frío y húmedo de Europa, además del más elevado de Europa occidental... y todo sin salir de las mismas instalaciones. Un fantástico logro de Ford.

También te podría interesar:

Galería: Ford centro de experimentación medioambiental