Próximamente, la firma sueca implantará esta decisión en otros vehículos.

Salvo sorpresa, en las próximas semanas conoceremos al nuevo Volvo S60 2018. En ese instante, ofrecerá una destacada primicia: no podrá adquirirse con motores turbodiésel. La decisión es oficial y responde al "compromiso de Volvo con un futuro, a largo plazo, sin motores de combustión".

Desarrollada a partir de la plataforma SPA (Scalable Product Architecture), la berlina sueca se ofrecerá con motores tetracilíndricos de gasolina, de la familia Drive-E, y con dos tipos de sistemas híbridos enchufables. Estos últimos son los mismos que ya conocemos del V60: el T6 Twin Engine, de 344 CV, y el T8 Twin Engine, de 394 CV.  

Renders Volvo S60 2018

"Nuestro futuro es eléctrico y ya no desarrollaremos una nueva generación de motores diésel", explicó Hakan Samuelsson, CEO de la firma nórdica. "Eliminaremos este tipo de automóviles y los suplantaremos con versiones híbridas enchufables de gasolina, como una opción de transición a medida que avanzamos hacia la electrificación completa. El nuevo S60 2018 representa el primer paso en ese compromiso".  

Ya anunciamos la decisión:

El objetivo de Volvo es sumar, al menos, un 50% de ventas de vehículos eléctricos en 2025. Sin duda, se trata de "la estrategia de electrificación más completa en la industria automotriz". De hecho, todos los nuevos Volvo del próximo año estarán disponibles con variantes híbridas, híbridas enchufables o eléctricas.   

De vuelta al Volvo S60 2018, el nuevo modelo se fabricará para todo el mundo en Carolina del Sur (Estados Unidos). Las fotos que ilustran esta noticia son unas recreaciones digitales, obra de Kleber Silver, que deberían anticipar fielmente las líneas maestras del vehículo. Dentro de poco, sabremos si los renders han supuesto un anticipo cercano a la realidad.     

Otras noticias de Volvo en Motor1.com:

Volvo V60 2018