"Renault y yo estamos contentos, pero dependemos de Red Bull", afirma el piloto madrileño.

Unas horas antes de emprender su viaje hacia Barcelona, donde este fin de semana se disputa el Gran Premio de España 2018, el piloto madrileño ha pasado por la nueva sede de Renault España, en Alcobendas (Madrid), donde además de darse un baño de masas con los empleados de la marca, ha compartido unos minutos con la prensa. 

En ese encuentro, ha mostrado su deseo de continuar con la escudería francesa, aunque también ha matizado que su futuro depende de Red Bull. "Renault y yo estamos muy contentos, pero dependemos de Red Bull", afirma. "No cabe duda de que estoy entregado en cuerpo y alma al equipo y que estaría encantado de seguir, pero dependemos de lo que haga Ricciardo".

Recordemos que Sainz está cedido a Renault desde la temporada pasada y que su futuro, hasta el año que viene, está ligado a la firma de bebidas energéticas. Sin embargo, tal y como adelantaron nuestros compañeros de Motorsport.comCyril Abiteboul, director del equipo Renault de F1, desveló el inicio de las conversaciones entre la escudería y el piloto, de cara a la temporada 2019.

No te pierdas nada del GP de España de F1:

Carlos Sainz - Renault F1 2018

Objetivo: un gran resultado en España

Como viene siendo habitual, Sainz está confiado antes de la carrera de casa, donde afirma haber hecho sus mejores actuaciones, desde que es piloto de F1. "Es especial correr en casa, ante tu gente, ya que puedes sentir el calor de la afición, incluyendo la grada Carlos Sainz, donde habrá 3.500 personas", afirma.

Además, no esconde que el extra de presión le afecta de manera positiva. "En Barcelona siempre existe un punto extra de presión, que se convierte en motivación. Siempre intentas dar algo más, incluso en la salida. Y es cierto que en los años anteriores me ha ido bien. Tal vez, debería llevar ese punto adicional conmigo al resto de circuitos".

Por lo demás, su adaptación al equipo sigue siendo buena. "Estoy contento y confiado de ir a más, pero todavía no estoy al 100% con el coche. Me faltan los automatismos que tenía con el Toro Rosso. Me falta conocerlo un poco mejor, para obtener el 5% que me falta para sacarle 2 o 3 décimas extra. No sé si el 'click' llegará en Barcelona o en Mónaco, pero lo tendré en las próximas carreras europeas". 

¿Y qué le parece el Halo? Pues, la verdad, no le da demasiada importancia. "Acaba siendo invisible. Cuando vas a 200 o 300 km/h, tu mirada está 300 metros por delante, por lo que apenas lo ves. Simplemente, aparece cuando sales de boxes, pero rápidamente lo olvidas".

Carlos Sainz - Renault F1 2018

Ahora bien, después de las primeras cuatro carreras, también empieza a ser buen momento para hacer balance de cómo va la temporada. "El coche está yendo bien, pero falta mejorar a nivel de motor, chasis y aerodinámica, frente a Mercedes y Ferrari. Hay que empujar en todas las direcciones, no solo en el área mecánica. Si no trabajas en esos tres aspectos, es imposible acercarse a los de arriba".

Otro aspecto importante para el piloto madrileño es seguir consolidándose como el cuarto equipo de la parrilla, por detrás de Mercedes, Ferrari y Red Bull, pero por delante de McLaren, Haas y Force India. "No se le puede pedir más al equipo, que está aprendiendo y trabajando muy duro. El acercarnos al grupo de cabeza llegará con el tiempo". 

Para mantener esa cómoda posición, que le permita acabar el año en 7 u 8 posición del Mundial (ese parece el objetivo real), una de las ventajas del equipo es lo bien que han entendido el funcionamiento de los neumáticos, "algo que nos permite estar con frecuencia en la Q3". 

Sin embargo, además de prudente, Sainz es bastante realista con el rendimiento del coche de este año. "Perdiendo entre 1,0 y 1,3 segundos por vuelta, frente a los equipos de arriba, no es real pensar en el podio, si no ocurre nada extraño. Eso sí, que nadie piense que no lucho por ello, aunque acabar en el Top 5 parece mucho más factible".

Precisamente, ese fue su resultado en Bakú, donde se divirtió bastante en carrera. "Superar a un coche mejor, como el Red Bull, fue divertido, algo que nunca me había pasado hasta este año. Sin embargo, hay que tener en cuenta el factor estratégico, y en ese momento yo llevaba el neumático superblando, por lo que no fue del todo real".

Carlos Sainz - Renault F1 2018

Más interés para los aficionados 

Para Sainz, carreras locas como el pasado GP de Azerbaiyán son un escaparate perfecto para que los aficionados vuelvan a engancharse a la competición.

También, el hecho de que Mercedes no esté tan fuerte como años atrás, sobre todo, en entrenamientos. "No saber quién ganará, antes de la carrera, siempre es una buena noticia", afirma. "Mercedes no está tan cómodo como en 2014, 2015 o 2016, y mucho menos que en 2017, cuando Ferrari empezó a crear problemas. Eso es una buena noticia para los espectadores. También, que Red Bull con el motor Renault haya dado un paso adelante".

Respecto a la amenaza de McLaren, que anuncia importantes mejoras para Barcelona, cree que pueden mantenerse por delante: "McLaren traerá muchas mejoras al GP de España. Nosotros también, pero tenemos que tratar que sean más efectivas que las suyas. Hemos arrancado con ventaja, porque es mejor construir un motor para tu propio chasis que tener que adaptarlo, como le pasó a McLaren. Tal vez, eso hizo que no hayan experimentado un paso adelante tan grande como se esperaba".

Aun así, confía en el trabajo de los de Woking: "El cambio de propulsor se anunció muy tarde, pero McLaren tiene capacidad para adaptarlo y a Fernando [Alonso] para extraerle un punto extra. 

Carlos Sainz Jr., Renault Sport F1 Team R.S. 18

Con el piloto asturiano en la palestra, la pregunta sobre su futuro en otras competiciones que no fueran F1 era más que obvia. Sobre todo, tras la clase magistral que su padre impartió esta misma semana, con un Renault Clio R5, a su propio hijo, Mark Webber y David Coulthard. "Todas las especialidades del mundo del motor me apasionan, pero solo pienso en la F1. Espero competir en ella durante muchos más años".

Sin embargo, eso no significa que no quiera competir en la disciplina que dio fama mundial a su progenitor: "No me gustaría correr rallies profesionalmente, pero sí alguna prueba suelta. Me encantan, igual que la resistencia. Pero mi profesión es la F1, aunque en el futuro me gustaría hacer más cosas". Y finaliza: "Conduzco un coche de rallies más a menudo de lo que os podáis imaginar. Disfruto mucho, sobre todo, con las miniclases de mi padre. Tenemos uno en la casa de campo, en Ávila, y disfruto mucho con él".

Más noticias y pruebas sobre Renault:

Galería: Carlos Sainz, en el GP de Azerbaiyán 2018