Contará con una apariencia totalmente personalizable.

La evolución es imparable. Por eso, estamos seguros de que, dentro de muy poco, todos los BMW sustituirán su tradicional instrumentación analógica en favor de una digital, de aspecto personalizable, similar a la que estrenará el nuevo BMW Z4 2018

Aunque las fotos espía que hoy te presentamos corresponden a una unidad que estaba apagada, gracias a unas fotografías anticipadas por BMW (las tienes justo debajo), tiempo atrás, sabemos que podrá configurarse al gusto del conductor, que los diales podrán mostrar los mapas del navegador y que cambiará de color en función del modo de conducción seleccionado.

Por otro lado, la marca alemana todavía no ha desvelado el tamaño de la pantalla, pero en todos los coches dotados con esta tecnología oscila entre las 10,25 y las 12,3 pulgadas.

BMW Operating System 7.0
BMW Operating System 7.0

Por ahora, desconocemos si en el BMW Z4 2018 se incorporará como equipamiento de serie... Aunque nosotros nos inclinamos a pensar que podría ser opcional en las versiones de acceso del roadster y que, en los modelos más caros de la compañía, como los futuros Serie 8 y X7, será de serie. Por otro lado, este descapotable de propulsión trasera también incorporará el nuevo sistema multimedia de la marca, dotado de una pantalla táctil de apariencia configurable, con control gestual. 

Estas fotos nos llegan unos días después de haber cazado a su 'alter ego' japonés, el nuevo Toyota Supra. Como puedes comprobar en las imágenes inferiores, de puertas hacia dentro, ambos modelos tendrán una personalidad propia, con un volante, un salpicadero y una instrumentación diferenciados.

BMW Z4 2018, fotos espía
Toyota Supra 2018, fotos espía

Por otro lado, se espera que el nuevo BMW Z4 2018 se presente en la segunda mitad del año y que, poco después, se comience a fabricar en la factoría de Graz, en Austria, para llegar a los concesionarios antes del verano de 2019.  

Fotos: CarPix

BMW Z4 2018, más información en Motor1.com:

Galería: BMW Z4, fotos espía en Nürburgring