El Centro Técnico de SEAT, con más de 1.000 ingenieros, será el encargado de desarrollar esta tecnología para el Grupo Volkswagen.

En los últimos años, las emisiones contaminantes han pasado de ser un problema medioambiental, a convertirse en un riesgo para salud pública. Por eso, se hace imprescindible un cambio energético, que reduzca la contaminación en las ciudades. Y, en este escenario, la gran apuesta de SEAT para el automóvil es el gas natural comprimido o GNC.

Así quedó claro, en palabras del presidente de SEAT, Luca de Meo, en el VI Congreso de GASNAM: "Es una alternativa sostenible y rentable frente a los combustibles tradicionales y al vehículo eléctrico". Y es que, además de ser ecológico, el GNC ofrece muchas facilidades para los consumidores, como una autonomía similar a la de un coche con motor térmico y gran rapidez en el repostaje, así como un gran ahorro de utilización, que puede llegar al 55% en el caso de los motores de gasolina y el 30% en los de ciclo diésel. 

Por eso, no resulta extraño que la marca española se haya posicionado como el referente en gas natural comprimido (GNC), dentro del Grupo Volkswagen. En este sentido, el centro técnico de la marca española, que cuenta con más de 1.000 ingenieros, será el encargado de desarrollar esta tecnología para todas las marcas del grupo. "Queremos que sea una tecnología 'made in Spain', queremos ser pioneros y creemos que lo vamos a conseguir", ha afirmado Luca de Meo.

Prueba SEAT Ibiza 1.0 TGI 90 CV Xcellence 2018

GNC: con una doble ventaja 'eco'

¿Los puntos a favor del GNC? El principal es que ya existe y no requiere de una gran inversión para ofrecérsela a los clientes. Además, ofrece una doble variante ECO: la económica y la ecológica. De hecho, si el parque automovilístico contase con un millón de vehículos ligeros funcionando con GNC, se dejarían de emitir a la atmósfera 1,2 millones de toneladas de CO2 al año y, cada uno de esos conductores, podría ahorrar entre 700 y 1.000 euros al año". 

“Estos coches, vehículos comerciales o camiones no requieren ningún desarrollo tecnológico, son fiables, seguros, extraordinariamente competitivos en costes, cómodos y muy prácticos. Tienen más autonomía que otras opciones y su uso se adapta al entorno mejor que otras tecnologías, ya sea para conducción urbana, interurbana o de larga distancia”, ha concluido el máximo mandatario de SEAT

Precisamente, en materia de seguridad, cabe destacar que este tipo de vehículos son tan seguros como los dotados de motor térmico, ya que, al ser menos denso que el aire, el gas se evapora rápidamente -algo que limita el riesgo de explosión- y no arde hasta los 250 ºC, una temperatura más elevada que la gasolina. 

¿Qué le falta a esta tecnología para triunfar?

Crear una infraestructura de gasineras, capaz de responder a las demandas de los ciudadanos. En la actualidad, en España existen menos de 60 estaciones de este tipo, situadas en Madrid y Barcelona, principalmente, aunque, desde la firma española, aseguran que están trabajando con diversas compañías para elevar ese número hasta 300 en 2020.

SEAT apuesta por el GNC

Ya puedes comprar coches de GNC

En la actualidad, SEAT ya ofrece versiones de GNC del Mii, el León y el Ibiza, con el objetivo de "ser la marca de referencia en movilidad vehicular con gas natural, biogás y futuros combustibles sintéticos". Además, a finales de 2018, se incorporará esta tecnología en el Arona, que se convertirá en el único SUV con GNC del mundo. 

También te puede interesar:

Galería: SEAT apuesta por el GNC