El piloto madrileño habló de las expectativas que tiene para la temporada 2018, asegurando que no le obsesiona conseguir su primer podio en F1.

En un acto organizado por su patrocinador, Estrella Galicia, Carlos Sainz dio el pistoletazo de salida, en el karting de su padre, en Las Rozas, a su temporada 2018.

El piloto de Renault asegura que van con los deberes hechos durante los test de pretemporada, para estar listos en Australia, en un curso en el que su equipo aspira a dar un paso que le acerque a las primeras plazas. 

"Es bueno que haya expectativas", confiesa Sainz. "Me gusta, lo disfruto y me motiva, porque es lo que la gente quiere. Luego soy yo quien pone los pies en el suelo. Me gusta que la gente quiera ese famoso podio para este año".

Sin embargo, el piloto de 23 años es cauto y advierte de que, aunque confía en tener posibilidades de conseguirlo en su cuarta temporada en Fórmula 1, deberán darse unas circunstancias especiales para llegar a lograrlo. 

Test Barcelona 2018: Carlos Sainz y el Renault RS18

"Espero estar ahí en la pomada, en la parte alta de la mitad de parrilla. La posición de Renault es una incógnita, pero confío en estar en la zona alta. Hemos dado un paso adelante en fiabilidad. Solo tuvimos el pequeño problema, la tontería del ultimo día. No me preocupa lo más mínimo ese fallo".

"Hay que tener paciencia. Es lo más importante que aprendí en 2017. Si se trabaja bien, las cosas acaban saliendo. Es un año muy largo. El podio, cuando tenga que ser, será. Igual voy a tener alguna opción. A veces dependes de la climatología, de un accidente, de hacerlo muy bien… Es un caso especial y necesitas que pasen muchos factores. Prefiero tener un año bueno, con el 95% de las carreras con el coche a tope, que lograr un podio puntual", indica. 

Dentro de esa paciencia que reclama Sainz, se incluye un futuro a largo plazo con Renault. Aunque volvió a confirmar que Red Bull mantiene una cláusula sobre su futuro, para un hipotético retorno al equipo de las bebidas energéticas en 2019, el #55 señaló que, en Enstone, se aspira a luchar por podios y victorias en 2020. 

Test Barcelona 2018: Carlos Sainz y el Renault RS18

"Noto que estoy en una escudería que hace todo. Me hacía ilusión ir a Renault porque es un equipo en conjunto. Todo está diseñado desde el primer pincel, creando un paquete completo. Me gustaría ser vidente para saber qué equipo va a ser campeón. En este deporte hay que estar en el momento justo en el lugar adecuado. De momento, me da la sensación de que Renault es el lugar ideal".

Sainz también opinó sobre las perspectivas del McLaren de Alonso, con quien comparte unidad de potencia y podría ser un rival directo durante 2018.

"Veo a Alonso y McLaren con ilusión de luchar por cosas mayores. No se hasta dónde. Se les ve más contentos y motivados. Creo que Mercedes es el rival a batir. Ferrari y Red Bull van a estar cerca, pero no tengo una varita para predecirlo. Hay que dar un pasito más junto a Renault", zanja Sainz, que aprovechó para recordar que acaban de salir a la venta las entradas para su grada en el Gran Premio de España. 

Otras noticias de Carlos Sainz en Motor1.com:

Fuente: Motorsport.com

Carlos Sainz, en los test de Barcelona 2018