El nuevo título de Milestone nos sumerge en disciplinas 'off road' de manera divertida y para todos los públicos, pero con ciertas oportunidades perdidas.

Milestone continúa apostando por los videojuegos de motor como su buque insignia y, tras el Supercross, el MXGP y el MotoGP, ha sacado a la venta Gravel, un título de coches y camionetas todoterreno que luce divertido, pero también supone una oportunidad perdida. 

¿Por qué? Porque en el mercado ya hay rivales centrados en el mundo de los rallies, que también introducen algún que otro guiño al deporte estadounidense de los 'truck monsters' o de las camionetas, en circuitos similares a los del Supercross. De Gravel esperábamos que revolucionase en cierta manera este sector del videojuego, introduciendo carreras de Cross Country en paisajes naturales de alto nivel gráfico.

Casi, pero no. El nuevo título de Milestone incluye esta especialidad, con coches como el Toyota Hilux, que acabó segundo y tercero el pasado Dakar, o el Volkswagen Touareg, pero los espacios naturales no son abiertos y las carreras se basan en ir de un punto a otro atravesando las puertas o 'checkpoints' que dejan poco lugar a la búsqueda de rutas alternativas tan características de esta categoría.

Videojuego Gravel

El modo 'campaña' del juego consiste en un programa de televisión, estilo estadounidense, en el que el jugador va superando competiciones para llegar a enfrentarse con los jefes de nivel de cada especialidad. El objetivo final es convertirse en el maestro de maestros de todas las especialidades que incluye Gravel: Cross Country, Wild Rush, Stadium y Speed Cross.

La calidad de las texturas de los vehículos no es sobresaliente y, en ocasiones, ni siquiera llegan a reflejar el cielo o los entornos que les rodean.

Eso sí, la diversión está asegurada en este título de arcade, ya que las carreras rozan la locura y los enfrentamientos entre los todoterrenos dan ese plus de adrenalina. Dentro de las opciones configurables, se puede elegir introducir daños en los vehículos, lo que complicará el reto. Además, si tocamos la dificultad de la IA, nos tocará ser muy precisos para lograr la victoria.

Sorprende que, siendo un arcade, los chicos de Milestone hayan incluido la opción de Reglajes para ajustar diferentes parámetros de las suspensiones, frenos o la altura del coche. Su modo online es sencillo y se centra en estar lo más arriba posible en la tabla de puntuaciones, pero incluye varios modos de juego divertidos, como 'Atrapa la bandera'.

Aunque Gravel es compatible con la mayoría de volantes y pedales del mercado, las sensaciones no son las de un videojuego de carreras tradicional, en parte por la clara predisposición de Milestone a huir de los 'simuladores' que tan de moda se han puesto en los últimos meses. 

En el tiempo que lleva en el mercado ya ha recibido tres actualizaciones, algo positivo y que esperemos que continúe con el paso de los meses. Además, cuenta con un Season Pass, cuya primera entrega es un paquete de coches Porsche, que incluye el 924 GTS Rallye, dos decoraciones oficiales de los eventos de 1981 y 1982, el 959 Rallye y la decoración oficial de 1986.

En resumidas cuentas, estamos ante un título para todos los públicos, divertido, entretenido y diferente a lo que el sector nos ha ofrecido en los últimos meses. Con su estilo, saltos y carreras desenfrenadas, que recuerdan al mítico SEGA Rally, Gravel es un aceptable intento por llevar a PlayStation 4, Xbox One y PC el mundo del off road con tintes televisivos. 

Otras noticias de videojuegos en Motor1.com:

Fuente: Motorsport.com

Videojuego Gravel