El motor V8 biturbo pasa a desarrollar 700 CV, 190 más que el descapotable del que deriva.

Sin contar con el Project One, el Mercedes-Benz más potente de la gama oficial es el Mercedes-AMG S 65, con 630 CV y disponible con varios tipos de carrocerías. Aunque pueda parecer complicado, esta cifra queda muy atrás, cuando entran en acción los especialistas en preparaciones. Un ejemplo es VATH, que ha trabajado en el Mercedes-AMG C 63 S Cabrio para lograr una potencia descomunal.     

A partir del motor V8 biturbo, de 4,0 litros, del descapotable alemán, el preparador ha extraído 190 CV extra, pasando de 510 a 700. El 'culpable' es el paquete V63RS, cuyo precio asciende a 12.800 euros, sin incluir impuestos. En esencia, consta de mejoras en los turbocompresores y en la caja automática multidisco, de siete velocidades AMG SPEEDSHIFT MCT.   

No solo aumenta la potencia, sino también el par. Los 900 Nm que declara este vehículo son 200 más que en el modelo estándar. Por supuesto, todo este trabajo se ve reflejado en las prestaciones, que son de primer nivel. Para muestra, la aceleración de 0 a 100 km/h, que la completa en tan solo 3,3 segundos; es decir, en seis décimas menos.

Mercedes-AMG C 63 S Cabrio de VATH
Mercedes-AMG C 63 S Cabrio de VATH
Mercedes-AMG C 63 S Cabrio de VATH

Escapes, equipo de frenos y suspensión específicos

También la velocidad máxima se incrementa notablemente. El Mercedes-AMG C 63 S Cabrio no puede ir más allá de los 250 km/h por la limitación electrónica, mientras que la preparación de VATH alcanza nada menos que 340 km/h

VATH también ofrece un sistema de escape personalizado, que brinda "un sonido único" y cuesta 3.440 euros. La cosa no queda ahí, porque también comercializa, para el cabrio alemán, discos de freno de 390 milímetros de diámetro, por 3.900 euros. La guinda al pastel la pone un kit para la suspensión, que reduce la altura libre al suelo de la carrocería en 40 milímetros, a cambio de 690 euros. 

En el apartado estético, la personalización llega a las llantas de aleación de 20 pulgadas aligeradas, el velocímetro y las alfombrillas. ¿Te imaginas exprimir este cabrio? Eso sí sería tener la melena al viento...

Mercedes-AMG C 63 S Cabrio de VATH