Sebastien Ogier ha comenzado el Campeonato Mundial de Rallies (WRC) 2018 imponiéndose en Montecarlo, donde es el absoluto dominador.

Ogier lideró el rally desde el principio, a pesar de trompear en una caótica primera etapa afectada por el hielo, pero su ventaja respecto a su compañero de equipo en 2017, Ott Tanak, fue subiendo y bajando el viernes y el sábado.

Un trompo en una zanja el viernes por la tarde hizo que a Ogier le quedara una ventaja de solo 14,9 segundos antes de arrancar el sábado, pero voló por los tramos en la tercera jornada y batió a Tanak por un minuto en la increíblemente difícil etapa de apertura, de 29,16 km. 

Tanak empezó a recuperar tiempo inmediatamente y, en el transcurso del tercer día, bajó de 1:18.4s (ventaja máxima) hasta los 33.5s. 

Con medio minuto de ventaja, Ogier salió decidido el domingo y lideró el famoso Col de Turini, en la SS14, y estuvo por delante de Tanak en las siguientes dos etapas.

Ahí Tanak ya se había conformado con el segundo puesto y, aunque Ogier no creía tener los mejores neumáticos en el Powerstage (etapa final), aún le fue suficiente para llegar por delante de Tanak y llevarse un punto extra, al ser quinto.

El equipo Toyota fue conservador en los últimos dos días del evento, cuando quedó claro que el tercer puesto era el mejor resultado posible para Jari-Matti Latvala y Esapekka Lappi.

 

Los dos se vieron envueltos en una pelea igualada hasta que Lappi se salió en un banco de nieve y pinchó. Eso liberó a Latvala para dirigirse cómodamente al tercer puesto, mientras que Lappi luchó de vuelta al cuarto lugar, después de dejar atrás a Kris Meeke. Lappi tenía 18 segundos de ventaja sobre el irlandés antes de la última etapa a pesar, de perder varios segundos en la penúltima. Meeke estaba centrado en mantener a raya a Elfyn Evans y Thierry Neuville, que iban remontando, pero pudo separarse de los dos.

Con el cuarto puesto a la vista, Lappi se salió en la Powerstage y perdió medio minuto tratando de volver a la carretera. Eso lo dejó atrás de Meeke, que alegremente heredó el cuarto puesto y los cinco puntos de bonificación del powerstage en un "horrendo fin de semana", pero también detrás de Neuville y Evans.

 

Neuville ganó dos posiciones en la última etapa, después de adelantar a Evans, y su inesperado quinto lugar fue toda una recompensa por su esfuerzo en remontar, tras perder nada menos que cuatro minutos, después de un error en la primera etapa.

Evans quedó decepcionado por perder contra el Hyundai, después de hacer su propia recuperación, tras un pinchazo y un trompo en las dos primeras etapas del rally.

El quinto puesto de Neuville y los cuatro puntos de bonificación por ser segundo en el Powerstage permitieron a Hyundai mostrar que tenían potencial para lograr mucho más. De hecho, el propio Neuville logró en el Rallye de Monte Carlo cuatro victorias parciales.

 

Dani Sordo estuvo en la posición final del podio (3º) hasta que sus opciones se fueron al traste por un incidente en la primera etapa del sábado, mientras que Andreas Mikkelsen se retiró de la lucha el viernes con un problema con el alternador.

Mikkelsen volvió bajo el reglamento de Rally 2 y se llevó tres puntos con el tercer mejor tiempo en el Powerstage.

Más noticias sobre competición:

Fuente: Motorsport.com