Eso sí, el superdeportivo eléctrico no vería la luz hasta la próxima década.

Aston Martin se encuentra en plena renovación de gama, que podría incluir un nuevo superdeportivo eléctrico. Según un artículo de AutoExpress, del que se han hecho eco nuestros compañeros de Motor1.com en Estados Unidos, el fabricante británico está interesado en lanzar un rival directo del Tesla Roadster. Este modelo coronaría una familia en la que, paulatinamente, las mecánicas electrificadas irían ocupando mayor campo de acción.   

La publicación online le preguntó a Andy Palmer, CEO de Aston Martin, si están interesados en crear un vehículo eléctrico más pequeño, más rápido y más caro que el Vantage. "Es posible, sí", respondío. "Hay varios proyectos relacionados con modelos EV, por lo que estamos trabajando especialmente duro en el tema de las baterías".  

Tesla Roadster, el rival

Palmer estima que compañías como la suya tienen ventaja sobre los grandes fabricantes, a la hora de desarrollar este tipo de automóviles ecológicos. ¿El motivo? Están habituados a trabajar en la optimización aerodinámica y la reducción de peso. "Lo interesante es que los tres componentes clave de cualquier coche eléctrico -peso, aerodinámica y resistencia a la rodadura- son áreas que los fabricantes de automóviles deportivos, como nosotros, dominamos de forma notable".  

Si el rival del Tesla Roadster obtiene luz verde, probablemente se desarrollará a partir de la nueva plataforma de aluminio de la casa, empleada en el DB11 y el Vantage. El uso de esta arquitectura avanzada ayudaría a Aston Martin a reducir los costes de forma drástica. En los próximos años, la firma de Gaydon continuará con su ofensiva de producto, lanzando un nuevo vehículo al año, hasta 2022. Si llega, no veríamos el superdeportivo eléctrico hasta la próxima década. En cualquier caso, Aston Martin no dispondrá de híbridos enchufables, tal y como ha asegurado el propio Palmer.
 
Fuente: AutoExpress

Otras noticias de Aston Martin en Motor1.com: