A priori, no tiene mucho sentido, ya que 'chocaría' con el futuro SUV urbano de la marca: el Volkswagen T-Cross 2018.

El fenómeno SUV es imparable, de eso ya no nos queda ninguna duda. A fin de cuentas, llega por igual a firmas de superdeportivos, como demuestra Lamborghini con el Urus 2018, hasta las opciones más accesibles, como Dacia, con el Duster 2018.

Tampoco se queda atrás el segmento de los utilitarios, donde modelos como el Ford Fiesta Active o el Dacia Sandero Stepway adoptan ciertos rasgos todocamino, para adaptarse a la moda del momento. Pues bien, aquí tienen un nuevo rival... aunque sea todavía imaginario. Se trata del Volkswagen Polo Alltrack 2018 y, a decir verdad, no tiene mal aspecto. 

Ahora bien, hay un pequeño problema. En los planes de la firma alemana, está lanzar un nuevo SUV, de corte urbano, que llegará a finales de 2018. Su nombre es T-Cross, se fabricará en Landaben (Navarra), junto al propio Polo, y su existencia al lado de este Alltrack no tendría mucho sentido, ¿no crees? 

En cualquier caso, para casos como este existen los renders, para imaginar coches que, muy probablemente, jamás llegarán a la producción final... 

Más noticias y pruebas sobre el Polo 2018:

Volkswagen Polo Alltrack 2018 render

Con una estética campera

Centrándonos en esta unidad, se opta por una atractiva pintura azul y unas protección para la carrocería en material plástico negro, que contrastan con las inserciones cromadas en las taloneras laterales y los paragolpes. Eso sí, nos llama la atención que la recreación carezca de barras longitudinales de techo; un rasgo muy característico de todas estas versiones. 

Puestos a imaginar, bajo el capó, es posible que el Volkswagen Polo Alltrack optara por algunas de las motorizaciones disponibles en la gama del modelo convencional, con opciones de gasolina y turbodiésel, de entre 65 y 115 CV. Recordemos que, por el momento, en España no está disponible el 1.5 TSI Evo y que la variante 2.0 TSI, de 200 CV, está reservada para el Polo GTI.

Más renders en Motor1.com:

Fuente: Kleber Silva / Behance

Volkswagen Polo 2018, primera prueba