El año que parecía que por fin 'sí', acabó volviendo a ser 'no' para Ferrari. Vettel lideró el mundial más de media temporada, pero acabó sucumbiendo ante Hamilton y diciendo adiós al título a falta de dos carreras. Explicamos las causas.

Con el enorme cambio de reglamento que ha sufrido la Fórmula 1 en 2017, se esperaba que Red Bull aprovechara su fortaleza aerodinámica y fuera el equipo que más se acercara a Mercedes. Sin embargo, desde la pretemporada se vio que Ferrari, y más concretamente Vettel, parecían la alternativa más fiable.

El alemán confirmó esa sospecha ganando la primera carrera, dos de las tres primeras, tres de las seis primeras... En esos seis grandes premios que abrieron la temporada, Vettel hizo primero o segundo en todos y fue líder del mundial desde el principio. Definitivamente, era el año en el que podía cumplir su sueño de ser campeón con Ferrari y los del Cavallino podían recuperar una corona que no posan sobre sus cabezas desde 2007.

Aunque en las siguientes cinco carreras, tras la victoria de Mónaco, solo ganó una más y en tres estuvo fuera del podio, Vettel se fue de vacaciones como primer clasificado del Mundial. Y sin embargo, ahora, cuando aún quedan dos grandes premios, Lewis Hamilton ya se ha coronado campeón. ¿Qué falló? Muchas cosas. Algunas son grandes y otras son pequeños detalles, pero que suman (y restan) en la ecuación final.

Sebastian Vettel Ferrari F1 2017
Sebastian Vettel Ferrari F1 2017

“Las culpas se pueden aplicar a ambos lados. Sebastian sabe que hizo algunas cosas estúpidas y que la Scuderia hizo otras. Así que repartimos culpas por igual", dijo el presidente Sergio Marchionne cuando ya apenas tenían opciones.

"Si no hubiéramos cometido errores, hoy no estaríamos aquí para preguntar quién es el culpable", sentenciaba. 

El mes horrible que sufrieron desde el GP de Italia hasta el de Japón fue clave y resultó definitivo en el hecho de perder el Mundial, pero el título (y el sueño de Vettel) se ha ido esfumando poco a poco, incluso en momentos en los que no lo parecía.

Defienden en Ferrari (y también lo decía Fernando Alonso) que han hecho una muy buena temporada y eso es innegable, pero ahora no les queda otra que empezar a fabricar el sueño de 2018 y esperar que, esta vez sí, les pille despiertos. 

Otras noticias relacionadas en Motor1.com:

Fuente: Motorsport.com

Sebastian Vettel pierde el título en 2017