Es polivalente, dinámico y cuenta con un interesante motor.

Si hay un modelo importante para Mazda, ese el CX-5 2018. No en vano, desde su aparición, ha sido uno de los SUV más equilibrados e interesantes y el encargado de estrenar las tecnologías SKYACTIV. En la actualidad, suma el 25% de las ventas de la marca a nivel mundial. Además, es un modelo diferente y con un claro toque Premium, algo que le permite posicionarse como una alternativa a SUV de lujo como el BMW X3 o el Audi Q5.

Bajo el capó, hay buen material

Para grabar el vídeo de la prueba que nos ocupa, hemos optado por una unidad equipada con el propulsor de ciclo diésel de acceso a la gama. Pero no te engañes, eso no significa que no sea una mecánica tremendamente equilibrada e interesante: de hecho, esta 2.2 de cuatro cilindros, con dos turbos, 150 CV de potencia y 380 Nm de par máximo, sobresale frente a sus competidores por su excelente rendimiento. Combinado con un sistema de tracción total y una caja de cambio manual, de seis velocidades, registra un consumo medio de 6,3 litros cada 100 kilómetros

No tendrás problemas

El interior del Mazda CX-5 2018 destaca por la calidad de los materiales y por ofrecer unas plazas traseras superiores a la media por espacio. Respecto al maletero, que cuenta con un portón eléctrico, ofrece 477 litros de capacidad, una cifra suficiente para transportar el equipaje de una familia al completo.

¿Quieres saber más? En ese caso, te recomendamos que no dejes de seguirnos, ya que, dentro de muy poco, publicaremos una completa videoprueba del Mazda CX-5 2018, en la que te desvelaremos todos sus detalles. No te la pierdas.

Mazda, más información en Motor1.com:

Forma parte de algo grande

Teaser Mazda CX-5 2018