El piloto español, tras un grandísima carrera en Hungría en la que fue sexto y se llevó la vuelta rápida, agradeció que los dueños de la F1 contaran con él para desear unas buenas vacaciones a la afición.

La Fórmula 1 saldrá de Hungría rumbo al parón veraniego que permitirá, por fin, descansar a pilotos, equipos y todos los que siguen el campeonato. Eso se notó desde primera hora de la mañana, cuando bajo el podio apareció un mural gigante en el que aparecía Alonso tumbado en la playa. La respuesta del asturiano no fue peor:

Al acabar la carrera, Alonso posó ante el gran cartel con un mensaje que decía "os deseo buenas vacaciones". Los periodistas quisieron preguntarle por ello, y así respondió a Movistar + F1: "Cuando la vi por la mañana pensé que si podía colaborar de alguna manera y desear a todos los aficionados de la Fórmula 1 unas buenas vacaciones, que contaran conmigo".

Alonso agradece que se le siga teniendo tan en cuenta a pesar de los pobres resultados que le permite su McLaren-Honda: "Al final estamos en un campeonato donde tenía solo un punto o dos en el campeonato, llegan las vacaciones y en momentos importantes de este deporte y siempre aparezco yo por una razón u otra. Por tanto, si me tienen tan en cuenta, pensé ‘vamos a intentar devolverles algo’".

El asturiano se vio sorprendido por un genial Carlos Sainz en la salida y tuvo una dura lucha con el madrileño. Llegaron a tocarse después de una maniobra del de Toro Rosso al límite que provocó la investigación de los comisarios. Fernando lo explicó: "Yo ya no tenía más pista por dónde ir, él se fue abriendo poco a poco y nos tocamos. No pasó nada afortunadamente, pero hay otras veces que rompes el alerón, o tienes un pinchazo y acaba la carrera ahí. Normalmente siempre hay que dejar espacio para los coches en el exterior y esta vez no fue así".

No hubo sanción y Alonso lo acepta. Luego, tras el cambio de neumáticos, por fin pudo pasar a Sainz y acabó diez segundos por delante: "Los comisarios decidieron que era acción legal, había que adelantarlo en la pista y pusimos toda la carne en el asador después del pit stop. Sabíamos que teníamos dos o tres vueltas para exprimir los neumáticos a tope e intentar hacer unos movimientos al máximo".

El bicampeón, que cumplió 36 años este sábado (y tuvo fiesta por parte de McLaren), acabó sexto y celebra haber aprovechado la oportunidad: "Hay tres o cuatro fines de semana al año donde sabemos que seremos más competitivos porque las características del circuito ayudan a nuestro coche".

"En estos circuitos no hay que fallar nada y hay que sacar el resultado como sea. Es lo que hemos hecho todo el fin de semana sin ningún error, ningún problema mecánico, cuidando todos los detalles y al final nos llevamos el premio a casa de unos buenos puntos en la carrera".

Además, a falta de muy poco para el final, marcó la vuelta rápida: "Un poco sorpresa, pero la vuelta rápida del penúltimo giro bienvenida sea y nos la llevamos a casa también", dijo Fernando.

McLaren sigue dependiendo del circuito al que vaya

Alonso se mostró satisfecho por lo conseguido, pero admite que se debe sobre todo a las características del trazado Hungaroring: "Es un resultado muy condicionado a la pista. En Mónaco, Hungría y Singapur son circuitos donde vamos a tener buenas opciones. En Mónaco por una razón u otra no pudimos aprovechar y sumar buenos puntos, en Hungría sí lo hemos hecho y en Singapur vamos a intentar volverlo a hacer".

Tras el parón llegan circuitos más complicados de la F1 para ellos, y Alonso espera poco: "Sabemos que habrá circuitos muy desfavorables, como los dos próximos, en Spa y Monza, donde nos va a tocar sufrir. No vamos a pensar en ello, vamos a disfrutar de este buen resultado y, cuando lleguen momentos más difíciles, a intentar pasarlos de puntillas".

Antes de las vacaciones, el sexto puesto del español saca a McLaren del farolillo rojo y los de Woking ya no son últimos.

Fuente: Motorsport.com

Forma parte de algo grande