La empresa Powervault ha desarrollado un sistema de almacenaje de energía para el hogar.

Renault y Powervault, una compañía de almacenamiento de energía, han desarrollado un sistema para reciclar las baterías de los vehículos eléctricos del fabricante francés y poder utilizarlas en el hogar. Es una situación ventajosa para ambos fabricante. Por una parte, la firma gala encuentra un comprador para sus baterías usadas, mientras que Powervault podrá reducir el coste de su futuro producto en un 30%, según las estimaciones que ha realizado para el mercado energético del Reino Unido.

Una segunda vida para las baterías de un vehículo eléctrico

"Gracias a este proyecto de almacenamiento de energía en el hogar, fruto de la asociación con Powervault, Renault incorpora un nuevo elemento a su estrategia global para la regeneración de baterías usadas; esta iniciativa ya está dando sus frutos desde un ámbito industrial hasta en el uso doméstico", afirmó Nicolas Schottey, director del programa de baterías EV e infraestructuras de Renault.

 

Renault y Powervault

Las baterías de los vehículos eléctricos de Renault tienen un vida media de unos 10 años, aproximadamente. Pero eso no significa que no puedan tener un segundo uso como dispositivos para el almacenamiento de energía. Mediante esta asociación, Renault desmontará y clasificará las unidades usadas y, en un segundo proceso, Powervault creará dispositivos de menor tamaño, para utilizarlos en casa. Esta empresa suministrará su producto doméstico a usuarios que dispongan de paneles solares en sus hogares, aunque el dispositivo también es capaz de almacenar energía de la red eléctrica durante las horas del día en que el precio de la energía es más barato.

Renault y Powervault

De inicio, Powervault probará los acumuladores reciclados con 50 clientes del Reino Unido a partir del mes de julio. La mitad se instalarán en clientes de la compañía energética M&S Energy; el resto irán destinados a inquilinos de viviendas sociales y escuelas ubicadas en el Royal Borough de Greenwich. Una vez comprobada la acogida por parte de estos clientes, la intención de la empresa es vencer estas baterías recicladas al resto del público que esté interesado.

Renault y Powervault

Una iniciativa, en la línea del trabajo que están llevando a cabo los fabricantes de automóviles, centrados en trasvasar su experiencia en la fabricación de vehículos eléctricos, para aplicarla en el uso doméstico. En este sentido, Tesla ya ofrece unas tejas con células solares, capaces de recargar la batería Powerwall, mediante energía solar, para suministrar de electricidad al hogar. Otros fabricantes, como Mercedes-Benz y BMW ya han demostrado la forma en que sus baterías pueden ayudar a reducir la tarifa energética de una familia.

Otras noticias relacionadas:

 

Forma parte de algo grande