Te contamos los numerosos puntos en común de estos dos prototipos hermanados.

No descubrimos nada nuevo, si te decimos que las sinergias están a la orden del día en el mundo de la automoción. En este caso, no hablamos de modelos de producción, sino de prototipos. El Skoda Vision E y el VW I.D. Crozz, estrellas de sus respectivas marcas en el salón de Shanghái, han nacido a partir de un mismo patrón. A la vista está...

Más allá de su fisonomía de tipo cupé, evidente en las fotos de los perfiles, ambos vehículos también comparten mucho por dentro. Me explico, estoy hablando de los motores, así como de otro tipo de tecnologías y componentes. Esta "vena solidaria" supone un descomunal ahorro de costes, tanto para producir ejercicios de estilo como para ampliar gamas en el futuro. 

Skoda Vision E concept 2017
VW I.D. Crozz concept

Velocidad máxima y autonomía comunes

Si concretamos aún más, debemos explicar que los dos propulsores que emplean son eléctricos y desarrollan en conjunto 306 CV (225 kW). Uno se encarga de mover el eje delantero y el otro, el trasero, de tal modo que los prototipos están dotados de dos ejes motrices. Tanto el Skoda como el Volkswagen alcanzan una velocidad máxima de 180 km/h y ofrecen una autonomía homologada de 500 kilómetros.

Lógicamente, si la distancia que pueden recorrer con una sola carga, es semejante, entonces, parece lógico que también compartan batería. Es de iones de litio y disfruta de una gran capacidad, cifrada en 81 kWh. En un punto rápido de conexión, ambos se pueden recargar al 80% en tan solo 30 minutos.

Skoda Vision E 2017
VW I.D. Crozz concept

Ambos prototipos son autónomos

¿Más cosas en común? Claro que sí... aunque con matices. El Skoda Vision E y el VW I.D. Crozz presentan tecnologías de conducción autónoma. En el caso del checo, cumple el nivel 3 de esta especialidad, mientras que el alemán llega al 5, el máximo posible. En este último caso, el volante se oculta y los ocupantes solo tienen que "preocuparse" de ocupar su tiempo libre en lo que deseen.

Skoda Vision E 2017
VW I.D. Crozz

Como puedes ver, los dos SUV, de 5 puertas y carentes de pilar central, tienen mucho en común. Hasta el uso de tiras luminosas con tecnología de tipo LED... en distintos lugares de la carrocería. Las del Skoda Vision E están situadas en el frontal, mientras que las del VW I.D. Crozz, en el techo. Igualmente, el diseño del interior, muy sencillo y casi minimalista, surge a partir de un mismo patrón.

Ahora queda saber si estos modelos se producirán a gran escala. Para ambas marcas, supondría sumar clientes distintos a los actuales, cuyos perfiles se caracterizarían por gustos más pasionales que prácticos. No hay dudas de que serían vehículos revolucionarios y la certeza de que algo está cambiando en el Grupo Volkswagen...

Pruebas de Skoda y Volkswagen en Motor1.com:

Forma parte de algo grande