Según Volkswagen, su dinámica es similar a la del Golf GTI.

Tras el compacto y el monovolumen, el tercer concept car de la familia I.D. será el Crozz, un modelo que anticipa cómo será el futuro SUV eléctrico de Volkswagen. En el apartado técnico, este prototipo está concebido a partir de la nueva plataforma MEB para vehículos eléctricos del Grupo VAG y adapta como rasgos distintivos unas puertas traseras deslizantes, un techo con una caída propia de un cupé y cuatro plazas individuales. 

En cualquier caso, además de su atractivo diseño, del I.D. Crozz presentado en el salón de Shanghái cabe destacar detalles como las ópticas con tecnología de tipo LED, los robustos pasos de rueda o su generosa batalla, que ayuda a mejorar la habitabilidad. También llama la atención el logotipo iluminado de VW... aunque es probable que tardemos en verlo en un coche de calle.

En lo que al interior respecta, según la firma alemana, las plazas traseras ofrecen un espacio similar a las de un Tiguan, a pesar de que la longitud exterior es inferior. Por otro lado, la accesibilidad será buena, gracias a las puertas traseras deslizantes y a la ausencia del pilar central. 

¿Una curiosidad? Las líneas del techo son, en realidad, tiras de LED que se activan mediante control gestual y que, además de para iluminar el interior, están pensadas para que se perciban como un elemento decorativo desde el exterior.

VW I.D. Crozz concept
VW I.D. Crozz concept

Una de las particularidades del VW I.D. Crozz es que estarás en serios aprietos, si pretendes encontrar botones en su interior. Sí, la firma alemana ha decidido suprimirlos en favor de una tablet de 10,2 pulgadas, que sirve para controlar todas las funciones del coche. 

Incluso, los botones de los paneles de las puertas, como por ejemplo los de los elevalunas, también se han sustituido por superficies táctiles. Por otro lado, el sistema de proyección en el parabrisas Head-up Display cuenta con función de realidad aumentada, que ayuda a reducir las distracciones al volante (se desconoce cómo), cuando el conductor esta a los mandos.

Para impulsarse, el VW I.D. Crozz recurre a dos motores eléctricos que, en conjunto, desarrollan 306 CV (225 kW), de los que 102 CV se trasmiten a las ruedas delanteras y 204 a las traseras. En cuanto a las prestaciones, sus 180 km/h de velocidad máxima son un dato elevado para un coche eléctrico y, con una distribución de pesos del 48% en el eje delantero y un 52% en el trasero, Volkswagen asegura que su dinámica es similar a la de un Volkswagen Golf GTI

Sus mecánicas eléctricas están alimentadas por unas baterías de iones de litio ubicadas bajo el suelo del coche que, con unos considerables 81 kWh de capacidad, permiten al I.D. Crozz recorrer 500 kilómetros entre cargas. En cualquier caso, es posible recargar el 80% de la batería en apenas 30 minutos, si se dispone de una toma de recarga rápida. 

VW I.D. Crozz concept
VW I.D. Crozz concept

Sin embargo, más allá de todo esto, la gran novedad del Volkswagen I.D. Crozz, presentado en el salón de Shanghái, es que se trata de un automóvil autónomo. De hecho, cuando el conductor activa el modo I.D. Pilot, el volante se oculta tras el salpicadero, se activa una iluminación interior diferente (que pretende crear un ambiente minimalista) y una serie de escáneres láser comienzan a analizar el exterior del vehículo, para detectar la posición de los obstáculos que lo rodean.

Y eso es todo lo que te podemos contar hasta ahora, ya que el primer Volkswagen eléctrico de calle desarrollado a partir de la plataforma MLB llegará en 2020. Mientras tanto, estamos seguro de que VW seguirá presentando nuevos nuevos concept I.D. en próximos salones del automóvil.

Fuente: Motor1.com

Volkswagen: más información

Forma parte de algo grande

VW I.D. Crozz concept