Nuestro compañero de Motorsport.com, Charles Bradley, nos presenta cómo serán las carreras que plantea una posible nueva categoría de vehículos autónomos.

Roborace es el futuro. Os guste o no, los automóviles autónomos (los que se conducen sin conductor humano) van a ser una gran parte de ese futuro en las carreteras del mundo. Y, como dice el cliché, una vez que hayas construido dos coches, tienes una carrera.

Cuando se mira hacia atrás al inicio del automovilismo deportivo, a mediados del siglo XIX, el primer objetivo era probar el concepto de que los automóviles podían ser fiables y seguros. Entonces, nació la competición para ver quién podía producir la mejor máquina e ir más rápido.

Es un caso de la historia que se repite para el coche autónomo. Roborace es la primera plataforma que emerge con objetivos declarados similares: en primer lugar, para demostrar que la tecnología es segura y luego generar competencia para ver quién es el más rápido.

Su consejero delegado, Denis Sverdlov, tiene una visión clara del futuro del automóvil: "Realmente creo que, para 2025,vamos a ver un montón de coches autónomos con plena autonomía. Con la tecnología disponible, eso es absolutamente posible. Por supuesto que llevará su tiempo hacer nuevas leyes para eso, pero este es el futuro. Ya está aquí. Este coche es del futuro". 

Roborace

¿Qué es Roborace?

El nuevo Robocar es, simplemente, el primer coche de carreras eléctrico puro y sin piloto en todo el mundo. Es la base para una competición planeada –probablemente dentro de los próximos dos años– que vea a los programadores de ordenadores, no a los conductores, ir cabeza a cabeza para ver quién lo hace mejor.

"Queremos utilizar esta categoría como una plataforma para las empresas de tecnología más avanzada, para probar y también aprender de este entorno competitivo bajo presión,y mejorar sus tecnologías", dice Sverdlov.

"Las tecnologías de la información más avanzadas están aquí: computación en tiempo real, aprendizaje profundo, inteligencia artificial y visión por computadora. Es la última plataforma para el desarrollo".

Hasta ahora, el proyecto ha girado alrededor de un chasis eléctrico Ginetta LMP3 denominado DevBot, que ha rodado en varias pistas en modo autónomo. Recientemente, se ha unido a un segundo coche, y rodaron juntos en la pista de la Fórmula E de Buenos Aires, hasta que uno de ellos se estrelló. Todo parte del proceso de aprendizaje...

Roborace 6

"DevBot es importante para el ciclo de vida del desarrollo. Hay una etapa donde surge una especie de batalla de los algoritmos y se quiere probar esto en un entorno real", añadió Sverdlov. "Para ese propósito primero, necesitamos tener un controlador para entrenarlo, y para eso teníamos el DevBot".

"Pero (Robocar) es el coche donde ya no tenemos un piloto. Ponemos los algoritmos y arranca. En última instancia, queremos ver por lo menos 10 equipos compitiendo entre sí, y será una carrera increíble".

Para ello, Roborace necesita equipos. Lo más probable es que las empresas tecnológicas no solo los respalden, sino que proporcionen a los científicos informáticos, que tomarán el papel de nuevas estrellas humanas de este espectáculo.

"Tenemos más de 100 solicitudes para tener un equipo", explicó Sverdlov. "Pero creo que va a llevar tiempo para todo el mundo tratar de conseguir entender lo que es en realidad. Cuánto necesitan invertir en términos de tiempo y recursos. Qué importante será para ellos, para que puedan reutilizar todo lo que crean aquí para sus otros proyectos". "Llevará algún tiempo y hasta que veamos las carreras reales, nuestro equipo interno –lo llamamos Demo AI driver–, creará diferentes espectáculos. Solo en ese momento podremos mostrar cómo funciona la tecnología".

¿En cuánto tiempo?

¿Cuánto hay que esperar para ver una carrera autónoma real entre varios coches y equipos? "Si esto sucediera dentro de los próximos dos años, sería un buen resultado", responde Sverdlov. "Para desarrollar esos algoritmos avanzados se necesita tiempo".

"No es una historia para desarrollar un coche que circule en las calles, donde vemos velocidades limitadas a 50km/h, estamos hablando de 320 km/h. Por supuesto, puede utilizar las mismas técnicas que se ven para coches de carretera, pero las velocidades aquí son mucho más extremas. Eso llevará tiempo". 

También llevará tiempo convencer a un público que ha visto a los humanos compitiendo en el automovilismo durante más de un siglo. ¿Cómo va Roborace a acercarse a ellos?

"No creo que se trate de convencerlos", confía Sverdlov. "Creo que se trata de mostrar. Tenemos que ver coches reales de carreras. Muchos aficionados tradicionales dicen que no son carreras reales porque no hay factor humano, no hay errores humanos, no hay riesgo humano".

"En realidad lo es, porque si usted toma desarrolladores de software que están creando esto, pueden cometer errores. Hay un montón de elementos de la estrategia –como la forma de evitar colisiones–; hay tanta inteligencia en el trabajo que no se puede decir que no es humano. Es humano, pero no están conduciendo, están creando algoritmos para conducir, enseñan al robot a ser el mejor conductor. Veo un montón de drama allí, y veo un elemento humano". 

Roborace 7

"Creo que veremos cambios en la industria del automovilismo en general. Creo que para una competición justa entre pilotos, necesitan tener el mismo coche donde puedan mostrar sus habilidades, así que no se trata de presupuestos de los equipos que están construyendo los coches. Eso es clave". 

"Otra clave es la tecnología. Entendemos que el futuro de la industria del automóvil es eléctrico y con coches sin conductor que están conectados. Aquí es donde todas las tecnologías pueden ser desarrolladas y probadas". 

Máquina contra humano

Una posibilidad tentadora que esto plantea es emparejar un coche autónomo contra un equivalente manejado por un humano. Especialmente DevBot tiene la posibilidad de ser conducido por un humano

"Creo que estaremos listos más rápido de lo que pensamos y creo que lo veremos muy pronto", dice Sverdlov. "Sería una competición muy diferente, porque cuando el conductor se sienta en un automóvil, corre un riesgo de vida, y en este coche no sucede así. Así que ya no es una competencia justa, el nivel de riesgo que cada coche puede tomar es diferente". "Pero en términos de habilidades del piloto, definitivamente podemos ver a un conductor haciendo una vuelta, y luego este coche haciendo una vuelta. Y la pregunta es: ¿quién hará el giro más rápido?".

"Este cerebro computerizado calcula cada milisegundo, que es mucho, mucho más rápido que cualquier humano. El desafío es que el coche tiene que tener las habilidades del hardware para hacer esto". 

Roborace 5

¿Qué sigue?

La inauguración de Robocar en el Mobile World Congress de Barcelona, fue un paso esencial en la realidad de Roborace. "El mayor desafío fue construir el propio coche", admite Sverdlov. "Empaquetamos la tecnología más avanzada aquí en un cuerpo bastante pequeño. Parece grande, pero el espacio que podemos usar es muy pequeño. Creo que ahora el siguiente paso es cómo se desarrollará. Son pasos de bebé, para ver cómo se desarrollan los algoritmos y luego veremos cosas más avanzadas".

¿Y el siguiente desafío? "No creo que tengamos retos ahora", añade. "Es sólo el comienzo de un viaje muy hermoso."

Más noticias de F1 en Motor1.com:

Entrevista de Filip Cleeren

Fuente: Motorsport.com

Fuente: Motorsport.com

Forma parte de algo grande