El prototipo francés es un híbrido enchufable con 300 CV.

A grandes rasgos, el automóvil del futuro girará en torno a la conducción autónoma y las tecnologías de interconexión. Precisamente, estos dos campos son los que trata el Peugeot Instinct Concept 2017, un espectacular prototipo que se exhibirá en el salón de Ginebra 2017.

Como puedes ver, el modelo francés presenta las formas de una carrocería familiar, tipo shooting break. Las puertas traseras se abren en sentido contrario a la marcha, una peculiaridad que, unida a la ausencia del pilar central, trae como resultado un espacio enorme y diáfano para acceder o salir del habitáculo.

Dos programas de conducción autónoma

Poco podemos informar del tipo de mecánicas empleadas en el Peugeot. Tan solo sabemos que se beneficia de un módulo de propulsión híbrido enchufable PHEV, que alcanza los 300 CV. Desconocemos la autonomía eléctrica del vehículo y el consumo mixto homologado. 

El Peugeot Instinct Concept 2017 permite desplazarse con cuatro programas diferentes. En dos, Drive Boost y Drive Relax, es necesario un conductor. En los otros dos, Autonomous Sharp y Autonomous Soft, no. Según el seleccionado, el Peugeot Responsive i-Cockpit, una evolución del que se emplea actualmente, modifica la información y la presentación de la instrumentación. 

Peugeot Instinct Concept 2017

Disfrutar en cada curva... o ver una película

Analizando los primeros, el Drive Boost centra los esfuerzos en lograr el máximo dinamismo posible. Por su parte, el Drive Relax permite la asistencia al conductor, para facilitar los viajes. En este caso, se emplean el asistente de luz de carretera o el control de velocidad de crucero adaptativo, entre otras tecnologías.   

Si no se desea conducir, el programa Autonomous Soft selecciona la ruta más cómoda, para poder ver una película, leer un libro o, simplemente, descansar. Por último, el Autonomous Sharp elige la opción más corta para llegar al destino seleccionado. 

Al elegir uno de estos últimos modos, el volante se oculta en el salpicadero, mientras que el pedal del acelerador queda difuminado en el bastidor, según explica Peugeot. No obstante, el conductor puede volver a tener el control del coche. Basta un gesto para adelantar a otro vehículo o pasar de la modalidad Soft a Sharp. 

Peugeot Instinct Concept 2017

Peugeot Instinct Concept 2017: uso personalizado

La instrumentación holográfica puede pasar de mostrar datos prácticos del viaje, como la velocidad, el reparto de la energía o el nivel de carga de la batería, a, únicamente, el tiempo que falta y la hora estimada para llegar. Este último caso se da seleccionando uno de los dos programas autónomos. 

Lógicamente, los asientos individuales se han desarrollado para poder acomodarse al máximo en ellos. Así, el pasajero puede viajar tumbado o reclinado para ver una película o leer. 

Peugeot Instinct Concept 2017

Para lograr un uso personalizado del coche, el Peugeot Instinct Concept 2017 emplea la plataforma I.o.T. Samsung Artik Cloud. Con ella, se pueden vincular los datos del smartphone o de un reloj inteligente al vehículo, de tal forma que conoce los lugares favoritos o los trayectos habituales del usuario. 

Como ves, dentro de unos años, los conductores serán una especie en peligro de extinción, aunque, en el caso del Peugeot, siempre habrá un margen de actuación.  

Otros prototipos del salón de Ginebra 2017:

 

Forma parte de algo grande

Peugeot Instinct Concept 2017