La berlina compacta checa incorpora ópticas bixenón así como una nueva mecánica de gasolina turboalimentada con 95 y 110 CV.

Skoda actualiza la imagen y el equipamiento del Rapid. La berlina compacta del fabricante checo no varía su tamaño, por lo que sigue anunciando una longitud de 4,48 metros, por 1,71 de ancho y 1,46 de altura. Mientras, el maletero anuncia unos magníficos 550 litros de capacidad. Sin embargo, en el plano estético, el Rapid estrena un nuevo frontal, con paragolpes rediseñados, faros antiniebla ubicados en una posición distinta y ópticas principales con tecnología de tipo LED, para las luces de conducción diurna. Además, en opción, pueden ser bixenón. En la zaga, las modificaciones no resultan significativas y se centran en la forma de los pilotos que, según versiones, pueden presentar un tono ahumado e incluir diodos luminosos para algunas funciones.

Skoda Rapid 2017

Llegan los tres cilindros

Al margen de lo anterior, una de las principales novedades del Skoda Rapid 2017 es la incorporación a la oferta mecánica del propulsor de gasolina turboalimentado 1.0 TSI. Tiene arquitectura de tres cilindros y dos escalones de potencia: 95 CV y 110 CV. Sustituye al anterior 1.2 TSI de cuatro cilindros. La novedad se completa con el conocido 1.4 TSI con 125 CV.

Si pasamos a las versiones turbodiésel, la de acceso está representada por el 1.4 TDI con 90 CV, tricilíndrico, y el 1.6 TDI con 115 CV, con cuatro. De serie, la caja de cambios será manual, con 5 o 6 velocidades según la versión escogida; también estará disponible la transmisión automatizada de doble embrague DSG, con 7.

Si nos centramos en las prestaciones del nuevo propulsor, el 1.0 TSI de 95 CV alcanza una punta de 187 km/h, con un consumo oficial en ciclo mixto de 4,4 litros cada 100 kilómetros. El más potente, como es previsible, eleva el listón hasta los 200 km/h, con un gasto de carburante de 4,5 litros cada 100 kilómetros. 

Mayor carga tecnológica

En el habitáculo, los cambios más significativos se centran en el salpicadero, que luce unas nuevas salidas de ventilación, así como una consola central actualizada, y en los mandos del sistema de climatización. El cuadro de instrumentos se beneficia de un estilo más moderno y el sistema de infoentretenimiento permite enlazar nuestro teléfono inteligente gracias a las aplicaciones Apple Carplay, Android Auto y MirrorLink.

Otro detalle innovador es la posibilidad de disponer de acceso a internet a través de conexión por Wifi. Asimismo, en el catálogo de opciones, el cliente podrá encontrar interesantes sistemas como el de acceso y arranque sin llave (KESSY), uno de alerta por cansancio del conductor, otro de frenada de emergencia automático en ciudad o un asistente de luz de carretera, asociado a los faros bixenón.

Todo, sin olvidarnos de las habituales soluciones Simply Clever que, en el caso del Rapid, se centran en la inclusión de dos conectores USB para las plazas traseras, la habitual rasqueta para el hielo ubicada en la tapa del maletero o un paraguas instalado bajo el asiento del copiloto.

Skoda Rapid 2017

También para el Spaceback

Hay que señalar que todos los cambios anteriormente citados también afectan al Skoda Spaceback. Evidentemente, las dimensiones son diferentes y la longitud de la carrocería se reduce hasta los 4,30 m de largo, mientras que la anchura (1,71 m) y la altura (1,46 m) son idénticas a las del Rapid. En el caso del maletero, se tiene que conformar con un volumen de 415 litros.

En el plano mecánico, el bloque 1.0 TSI también está presente con los dos niveles de potencia. En el caso de las prestaciones, el menos potente (95 CV) anuncia una velocidad máxima de 184 km/h, un crono de 11,0 segundos en el 0 a 100, con un consumo en ciclo mixto de 4,4 litros cada 100 kilómetros. Por el contrario, el más potente llega a 198 km/h, reduce el trono a 9,8 segundos en la maniobra de aceleración y solo aumenta el consumo en ciclo mixto hasta los 4,5 litros cada 100 kilómetros. 

Skoda Rapid 2017

Forma parte de algo grande

Skoda Rapid 2017