Primera prueba McLaren Senna 2018: el rey de las curvas

– Silverstone, Reino Unido

Cuando antes de probar un coche, lees la inscripción 'McLaren Senna Validation Prototype 736', podrías caer en el euro de pensar que la experiencia que vas a vivir no suena lo suficientemente atractiva o embaucadora.

Vale, por un lado, la palabra 'McLaren' evoca décadas de éxitos en la F1 e increíbles superderportivos de calle. Por otra parte, 'Senna' es el apellido de uno de los mejores pilotos de carreras de la historia. Pero la expresión 'Validation Prototype' bien podría servir para nombrar a una maquinilla de afeitar de medio pelo o una nueva receta de bebida cargada de proteínas... y nunca a la unidad preserie del hiperdeportivo que estoy a punto de conducir, bajo una fina lluvia, en el circuito de Silverstone.

Ha habido momentos, a lo largo de la última década, durante mi carrera como probador de coches, en los que me he preguntado qué diablos hago aquí. Más o menos, esa es la frase que retumba en mi cerebro cuando, tras enfundarme un mono patrocinado por Richard Mille, me abrocho los arneses de un cinturón de seguridad de cinco puntos e inicio la marcha, en algo que parece un auténtico cohete de fibra de carbono, valorado en más de medio millón de euros.

McLaren Senna 2018: primera prueba
McLaren Senna 2018: primera prueba

Más de una vez he conducido un superdeportivo de otra persona en circuito, pero en esta ocasión es diferente. McLaren construyó este ejemplar como unidad de pruebas del Senna definitivo. "En un principio, se suponía que únicamente debía rodear el lago del McLaren Technology Centre", conf...