Primera prueba Hyundai IONIQ Híbrido-enchufable 2017

He de ser sincero: antes de conocer el Hyundai IONIQ Híbrido-enchufable 2017, pensaba que no tenía mucho sentido, teniendo en cuenta la existencia de un híbrido convencional. De nuevo, me vuelvo a confesar: me equivoqué totalmente. ¿El motivo? Déjame que te lo vaya explicando en esta primera prueba.

La tercera versión ecológica del modelo coreano, tras el híbrido y el eléctrico, desarrolla la misma potencia que la primera, 141 CV, si bien prioriza la parte eléctrica, como mandan los cánones. En cifras, queda más clara esta cualidad, puesto que homologa 63 kilómetros de autonomía sin emisiones contaminantes, una distancia más que suficiente para la mayoría de desplazamientos diarios. 

Hyundai IONIQ Híbrido-enchufable 2017

'Tira' mucho de eléctrico

El 'secreto' reside en un motor síncrono de imanes permanentes más potente. Desarrolla 60,5 CV, frente a los 44 del híbrido. Lo mismo sucede con la capacidad de la batería de iones de litio, 8,9 kWh en el plug-in y 1,6 en su hermano de gama. En la práctica, esta mecánica es capaz de impulsar por sí misma al coche con una fuerza imposible de igualar por un híbrido corriente.

Analicemos, ahora, el tiempo de recarga. Empleando un wallbox, el proceso dura dos horas y quince minutos, aproximadamente. Si se recurre a una toma de corriente convencional, la operación se alarga a casi cuatro horas. En ningún caso, parecen tiempos desproporcionados.  

Hyundai IONIQ Híbrido-enchufable 2017

Maletero menos amplio

¿Hay alguna parte negativa en el Hyundai IONIQ Híbrido-enchufable 2017? El principal 'pero' es que el malet...