Hemos probado el Ford GT 2017 ¡y nos ha apasionado!

Rodeado por dos cordilleras nevadas y una árida llanura desértica, un circuito de carreras técnicamente exigente, ubicado en Utah, Estados Unidos, recibe a uno de los superdeportivos más esperados de los últimos años, el Ford GT 2017. La tercera generación solo puede calificarse de seductora y, he de reconocerlo, al verlo me siento como un adolescente que se enamora por primera vez. No obstante, vamos a centrarnos, porque hay trabajo en este paraíso. 

Con una cadencia de producción de 250 unidades al año, solo mil privilegiados podrán disfrutar de este bestial biplaza, a razón de unos 414.000 euros por unidad. Más allá del margen de beneficio que dejará, el éxito se conseguirá en función de la satisfacción que logren los clientes. Para alcanzarlo, lo fundamental es que el coche sea absolutamente rápido. Lo demás poco importa.  

Primera prueba Ford GT 2017
Primera prueba Ford GT 2017

Ford GT 2017, hecho para competir

Si comparamos el coche de carreras con esta versión de carretera, las semejanzas son numerosas. ¿La razón? A diferencia de la mayoría de coches de producción, el Ford GT 2017 ha sido concebido para poder ser un vehículo de competición.

Nos parece un acierto haber introducido un motor V6 biturbo de la familia EcoBoost, en lugar del tradicional V8. Sacamos esta conclusión porque, con el segundo bloque, el diseño del coche hubiese tenido que cambiar por completo... y a nosotros el Ford GT 2017 nos encanta así. ¡A quién no le seduce este coche nada más verlo!

Acceder al habitáculo es más fácil que la mayoría de los coc...