Sigue estas recomendaciones para ir al volante en días lluviosos, con la máxima seguridad posible.

Con la llegada del otoño, comienzan a ser más habituales los días de frío y lluvia, algo que afecta sustancialmente a la hora de ponerse al volante. No en vano, la visibilidad se reduce y el asfalto se moja, dos factores que aumentan el riesgo de accidente en carretera.

Por un lado, las gotas de lluvia van a distorsionar la luz que se proyecta sobre el parabrisas, modificando el entorno visual del conductor y la percepción del algunas superficies.

Además, un asfalto mojado reduce la capacidad de adherencia de los neumáticos y provoca que la distancia de frenado sea mayor.

Según una serie de estudios que ha recopilado Carglass, empresa especializada en la reparación y sustitución de parabrisas, el riesgo de accidente de tráfico cuando llueve aumenta un 70%, respecto a los días con una climatología normal. Esta cifra está por encima de los datos de siniestralidad con nieve, niebla, granizo o viento.

Por este motivo, hemos decidido aunar algunos consejos de seguridad vial, para que circular en días de lluvia te resulte lo más cómodo y seguro posible. 

Navega a través de ellos, pulsando la flecha derecha de la foto que abre este artículo.