Prueba Audi RS 6 Avant performance 2018: nunca llegarás tarde

Técnicamente, el Audi RS 6 Avant performance 2018 no encaja demasiado en lo que sería la descripción clásica de un coche familiar. A fin de cuentas, el protagonista de esta prueba llama la atención, gasta bastante, corre mucho, es caro y costoso de mantener, no es la opción más amplia y práctica del segmento...

Precisamente, eso es lo que nos hace amarlo. Porque en Motor1.com España, odiamos los coches aburridos. Y del RS 6 podremos decir muchas cosas, pero jamás que conducirlo es aburrido.

¿No me crees? En los pocos kilómetros que hay de la redacción hasta el circuito madrileño del Jarama, me han hecho cinco vídeos desde móviles (por lo menos). Algunos conductores han acelerado hasta ponerse a mi lado para ver si era algún futbolista famoso. Y hasta un pajarito, metálico y de vivos colores azules y amarillos, me ha seguido durante un rato. Suerte que iba a la velocidad reglamentaria de la vía... ¿Con cuántos familiares podría vivir algo así?

 

Que se note, que se note...

Ahora bien, me imagino que si estás dispuesto a pagar 143.660 euros por un coche como este, sin tener en cuenta opciones adicionales, lo mínimo que querrás es que todo el mundo se dé cuenta, ¿verdad? Pues tranquilo, porque, en este sentido, el RS 6 lo borda. Nadie tendrá dudas de que conduces uno de los familiares más rápidos y deportivos del mundo. 

Prueba Audi RS 6 Avant performance 2018
Prueba Audi RS 6 Avant performance 2018
Prueba Audi RS 6 Avant performance 2018

De que así sea, se ocupan algunos elementos interesantes, como los paragolpes específicos, las taloneras laterales, las voluptuosas entradas de aire fronta...